La presencia de hongos del suelo

Introducción:

Los hongos participan en un sinnúmero de procesos del suelo. Algunos son micorrizales, por lo que aumentan la capacidad de las raíces de las plantas para absorber nutrientes. Los hongos, también, secretan compuestos químicos que disuelven minerales, con lo cual otros organismos pueden disponer de nutrientes. Los basidiomicetos, también, se asocian con la habilidad del suelo para suprimir las enfermedades de las plantas. Algunos actinomicetos producen compuestos que actúan como antibióticos. Streptomycetes sp. fue la fuente original de la estreptomicina. Como grupo, los hongos, también, ayudan a unirse las partículas de suelo creando la "esponjosa" tierra cultivable que resulta tan deseable para el crecimiento de las raíces.


A menudo, creemos que los hongos son las "setas" que encontramos visibles sobre la tierra. Éstas son, sólo, estructuras reproductivas, análogas a las manzanas. El cuerpo real de un hongo es una masa de filamentos microscópicos en forma de hilos, llamada micelio. Cada hilo se llama hifa (pl. hifas). Las funciones diarias de los hongos -secretar enzimas, y absorber nutrientes- son llevadas a cabo por las hifas. En algunos hongos, un fragmento de hifa puede contener varios núcleos, por lo que una sección de hifa no es lo mismo que una célula. Una sola cucharadita de suelo de bosque del Pacífico Noroccidental, a menudo, contiene más de cien mil hifas.

 

Lectura sobre los hongos

 

Los hongos pueden ser beneficiosos o perjudiciales a las plantas dependiendo del tipo, y lo que emplean como fuente de alimentación. Aunque unos pocos hongos, tales como la levadura, son unicelulares, la mayoría de los hongos crecen en largos hilos de células microscópicas llamadas hifas. Cada una de las hifas tiene varias milésimas de pulgada de grosor, y puede fluctuar, en longitud, de unas pocas células a muchas yardas.

 

A veces, las hifas se agrupan en masas llamadas micelios, o "rizomorfos" gruesos, como cuerdas que parecen raíces. Las estructuras encargadas de la producción de esporas en los hongos, es decir, el cuerpo fructífero (setas), se componen de hebras hifales, esporas y algunas estructuras especiales, como laminillas, sobre las cuales se forman las esporas. Un solo hongo puede incluir muchas estructuras encargadas de la producción de esporas repartidas en un área tan grande como un diamante de béisbol.

 

Additional Resources: 
AttachmentSize
Instrucciones para estudiantes en español43.43 KB
Student Reading Fungi19.29 KB
Soil Biology Student Reading60.71 KB